lunes, 9 de abril de 2012

BARBAPAPÁS






Cuando era pequeña me pasaba horas y horas en la biblioteca
leyendo los cuentos de los Barbapapás. Me fascinaban las 
historias de Barbabello, Barbabrillo, Barbalib y compañía.
 De esa época guardo como oro en paño dos cuentos
que mis padres me regalaron. 
Comparto con mi amiga Laura esta afición y ahora que
Nicolás está a punto de venir al mundo,  he querido que
esté acompañado de nuestro amigo de la infancia al 
que seguro aprenderá a apreciar como lo hicimos 
su madre y yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario