jueves, 20 de mayo de 2010

BEAUCOUP DE MACARONS!





¿Qué había dentro de los botes de los búhos? ¿Qué es lo que corría el riesgo de ser devorado por esos pajarillos? Pues un montón de macarons. Ese dulce francés que me trae loca. Hasta que no hice unos cuantos no pude parar. Unos de fimo, otros de arcilla, ¡pero todos apetecibles! Ahora sólo me falta aprender a hacerlos comestibles... (se admiten recetas jejeje)

5 comentarios:

  1. Están para comérselos, como tú

    ResponderEliminar
  2. dile a jesús que a pesar de ser anónimo.....

    ResponderEliminar
  3. Bernucillo, da la cara!!!!!!!!!!!!!!jajajajajajajajajaja

    ResponderEliminar
  4. Que va a decir el pobrecillo, está bien, le habéis descubierto. Pero lo hizo sin coacción ni nada...jejeje.
    Aquí mucho comentar el comentario pero de recetas de macarons ni hablar. Bueno, si me invitáis a un par os lo perdono. Besicos

    ResponderEliminar
  5. pero si no se que es eso de macarons, a mi me sonaba a macarrones jijiji. Yo quiero probar eso, le gusta a la Mamen seguro que esta riquisimo.

    ResponderEliminar